El Inquisidor adelgaza

El Inquisidor está gordo,  por ese motivo fue al endocrino y  éste le aconsejó. En realidad fueron endocrinas, dos jóvenes endocrinas que midieron la barriga del Inquisidor y le asesoraron.

Como acto culminante del asesoramiento al Inquisidor le dieron una hoja de papel donde se detallaba lo que tenía que comer.

El Inquisidor se marchó algo ruborizado pues nunca le habian medido la barriga. Decidió luchar contra sus grasas como quien prepara un torneo de ajedrez: recopilación de datos, analisis,  estudio  y toma de decisiones.

En la primera fase el Inquisidor descubrió que cenando ensaladas del tipo de: pepino, tomate, cebolla, manzana, zanahoria, pasas, apio, mezclado todo ello con una salsa hecha a base de yogur natural, cuchara sopera de mostaza “ancienne”, aceite, vinagre, sal, pimienta y en algunos casos comino o zumo de medio limón, por la noche adelgazaba entre 500 y 800 gramos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s