El Inquisidor ha vuelto a leer.

Mas que leer el Inquisidor vuelto a echar un vistazo a la transcripción de algunas Actas  de las Cortes de Castilla durante los reinados de los Reyes Católicos y Carlos I.

En ella los procuradores (representantes) de las ciudades hacían propuestas y solicitaban mercedes a los Reyes mientras que los Reyes aprovechaban para decirles cuanto dinero tenían que entregarles para poder mantener sus guerras, sus cortesanos, sus confesores, sus historiadores, por supuesto sus misas en catedrales y de paso su tren de vida. He aquí un ejemplo de como lo pedian. Vamos, como para decirles que no a los elegidos por Dios nuestro señor para ser reyes.

“Por la fidelidad y amor que á nos y á los reyes nuestros antecesores an tenido y tienen, nos socorrieron y siruieron para ayudar nuestras grandes necesidades, en la suma y cantidad y por la forma y manera que tenéis entendido; todo lo qual, con mas otras ayudas y socorros que auemos tenido, y arbitrios de que se a usado, y crescimieento y aumento que de nuestras rentas a auido, se a consignado, gastado y consumido, asi para la ayuda á la paga y satisfacion de las grandes sumas y cantidades que se deuian , que auian procedido de las continuas guerras y otras urgentes y públicas necesidades que al Emperador y Rey nuestro señor que aya gloria, y á nos auian subcedido, como en los continuos y grandes gastos que para el sostenimienUí, conseruacion y defensa destos reynos j de las fronteras, costas y puertos dellos, se an hecho y hazen,..”

En alguna de estas actas, (el fragmento que veis corresponde a las de 1563), los procuradores solicitan entre otras cosas, “que se quemen  los libros de caballería”, “que no se vendan las islas de las especias por ser la principal fuente de ingresos del reyno (las islas Molucas)”, a esta propuesta Carlos I les informó que nunca las vendería cuando en realidad ya las había vendido al rey de Portugal para obtener dinero con destino a sus guerras en Europa.

Los procuradores también llegaron a solicitar”que los hijos de los médicos no heredaran el oficio de sus padres sin al menos, haber estudiado tres años medicina”. Y una muy buena que transcribo:

“suplicamos á vuestra Magestad mande estables- cer que de aqui adelante ningún escrinano real pueda vsar su oficio sin que primero presente su titulo en el ayuntamiento de qualquier pueblo donde fuere ó estuuiere, y sin que dé fianzas para que, si se fuere del dicho pueblo, dexará los registros de las escripturas y testamentos á losescriuanos de ayuntamiento y que en las subscripciones sean obligados i poner dónde son vezinos.”

En otras palabras: Majestad, por favor, que los escribanos se identifiquen, que digan de donde son y muestren sus títulos. Al parecer alguién llegaba al pueblo, decía que era escribano, le pagaban y luego desaparecía.

En fin, os sugiero la lectura. En caso de que alguién lea estas locuras del Inquisidor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s