El Inquisidor y los aficionados al futbol.

El Inquisidor y los aficionados al futbol.

Iker Casillas recibió pitadas e insultos de su afición por ser supuestamente un topo de la prensa. Antes, durante y después de Casillas, la prensa informó, informa e informará, de las interioridades del Madrid y de cualquier otro equipo, de primera, de segunda y si hace falta de tercera o regional. La prensa siempre ha informado puntualmente de lo que se cuece en los vestuarios de los equipos de futbol, que los hechos sean exactos, parecidos o completamente distintos a la realidad es indiferente.
Cree El Inquisidor que culpar y silbar a un jugador por este motivo es demencial.
Gerard Piqué, tiene tendencia a cometer estupideces, en algunos casos pueden calificarse de gilipolleces, si como tal consideramos la falta de respeto a la policía, y algunas otras menudencias, sin embargo por esto no fue pitado, no así en el caso de sus opiniones sobre los pitos al himno o su clara filiación nacionalista. El Inquisidor cree que nacionalista, desconoce si es también independentista.

Iniesta, uno de los jugadores preferidos de El Inquisidor, es pitado en San Mamés no sé sabe muy bien si por una lesión fingida que solo los muy acérrimos recuerdan cuando, o si por meter un gol histórico que dio un mundial a España. En cualquier caso es motivo de meditación.

Llorente, cometió el pecado de querer cambiar de equipo, por ese motivo fue pitado, los goles que durante tres años metió con la camiseta del Athletic fueron olvidados. Que Gurpegui se dopase no fue motivo suficiente para ser pitado por esa misma afición. La perplejidad de El Inquisidor aumenta cuando lee que la afición del Athletic de Bilbao es la mejor del mundo.

Messi, posiblemente no esté capacitado para defraudar millones de euros a hacienda, El Inquisidor tampoco y no cree que en esto esté solo, pero es un defraudador, sin embargo no se le pita en ningún estadio. Se le puede pitar por fingir supuestamente una lesión o por patear un balón a la publicidad que hay al borde del terreno de juego en un momento de rabia. Al parecer a muchos aficionados les es indiferente que se respete la ley o no. Los seguidores del Barça incluso le aplauden a la salida del juzgado. De locos.

Mascherano es autor, reconocido por él mismo, de un delito fiscal. Nadie considera que es merecedor de una gran pitada. Sin embargo la prensa no ha hecho demasiado hincapié en ello, “los Messi” dan mas juego, sospecha El Inquisidor.

Reyes, como Llorente cometió el error de decir públicamente que quería cambiar de equipo, eso es imperdonable, por ese motivo le cantaban los seguidores del Atletico de Madrid: “Reyes muérete”. Aparentemente si fuese un delincuente fiscal no le pitarían.

Luis Figo acabó con la carrera deportiva de Cesar Jiménez pero su gran pecado fue cambiar de equipo. Ni en el Camp Nou, ni en ningún otro campo, se le pitó por acabar con la carrera de un compañero de profesión.

Rubén Castro, y cree El Inquisidor que este caso trasciende el futbol, fue acusado de violencia de género e imputado. Nadie le pitó por ello y su afición, la del Betis, entonó cánticos a favor de la violencia de genero.

Benzema, ha sido multado mas de una vez por conducir sin carnet, es reincidente, además de conducción temeraria y efectuar maniobras prohibidas. En otras palabras, es un peligro al volante para él y para otros. No hay datos de que ninguna afición le haya pitado por este motivo.
La afición del Atlético de Madrid entonaba un: Ea, ea, ea, Puerta se marea. La misma que no pita a Messi y Mascherano por delito fiscal, ni a Rubén Castro por violencia de genero. Por decirlo suavemente: es una afición enferma. Desgraciadamente hay muchas en esa situación.

Pepe pateó a Casquero varias veces en la espalda cuando estaba caído de bruces. También le pisó la mano a Messi cuando el argentino estaba apoyándola en el césped para levantarse después de una entrada. Pepe, agredió a Albín. Marcelo pisó en el muslo a Pedro, cuando estaba caído. Que yo sepa nadie ha pitado a estos jugadores por su injustificable agresividad.

La historia de Neymar ha demostrado que la directiva del Barcelona ha mentido, defraudado a Hacienda y falseado documentos, sin embargo su afición es completamente indiferente a estos hechos. En otros campos de España se pita al Barcelona por ser un equipo catalán no por los delitos que han cometido algunos de sus directivos y jugadores.

El Inquisidor no recuerda pitadas en ningún campo de futbol contra Mourinho por su agresión a Tito Vilanova. Por otros motivos si los hubo, el principal por ser entrenador del Madrid. En el Bernabeu se aplaudió la historia del “dedo de Mourinho”. Sin comentarios.

Al parecer para el aficionado al futbol lo que prima es lo que se denomina “ amor por los colores”, eso está por encima de la ley, del sentido común, de la justicia, de la educación y del respeto, por supuesto por encima de la verdad y de la autocrítica.

Cree El Inquisidor que la afición de un equipo de futbol es el reflejo de la sociedad, cierto que no todos los aficionados responden a las características comentadas, pero sí muchos, en algunos casos la mayoría, con el agravante de que siempre son los que hacen “mas ruido”.

Y lo peor de todo: la Federación Española de Futbol no parece preocupada ni interesada en esta locura que domina a una gran parte de los aficionados al futbol. Teniendo en cuenta la “interesante” personalidad de su presidente Angel María Villar y sus problemas con la justicia española, no debe sorprendernos este desinterés. En la actualidad está “en cuarentena” por la FIFA por negarse a colaborar con el fiscal norteamericano Michel García quien investiga sobre las irregularidades en la elección de los mundiales de Rusia y Qatar. Un “angelito” este Villar.

Al parecer la prensa tampoco está interesada en modificar este estado de cosas. En su caso, el tema económico está por encima del cualquier otro, por supuesto del deportivo y de todo aquello que pueda afectar al orden público.

Algunos programas deportivos muestran las diferencias entre los aficionados al futbol. En algunos casos se comenta con humor, gracia y respeto e incluso con conocimiento de causa, tipo El Día Después y en otros como en Punto Pelota o similares solo hay comentarios soeces, antideportivos en insultantes, que en algunos casos, en mi opinión, rayan la incitación a la violencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s