Marie “Slim” Browning y Harry “Steve” Morgan, juntos de nuevo.

Me hubiera gustado que alguna vez una mujer me dijera:

“Solo junta los labios y silba.”

No pierdo la esperanza de que alguna vez una mujer me lo diga al fin y al cabo somos muchos los que soñamos con ser un seductor como Boggie. Que se lo digan a Woody Allen, quizás el mas conocido del grupo.

Me impactó su mirada desde que la vi. en Tener o no Tener y me enamoró su estilo. ¿Glamour con un traje de chaqueta de tweed?, sí, si lo lleva Lauren Bacall, ¿Se puede interpretar a una mujer fatal con 19 años en su debut cinematográfico frente a Humphrey Bogart?, sí, si lo hace Lauren Bacall.

Tener o no Tener (1944), El Sueño Eterno (1946), La Senda Tenebrosa (1947) y Cayo Largo (1948) dejaron a Lauren Bacall en la memoria eterna del séptimo arte. Todo aquel que ha visto esas películas tiene en el altar de las grandes, grandes, estrellas cinematográficas a “La Flaca”…ahora que lo pienso tengo debilidad por las flacas: Katherine Hepburn, Audrey Hepburn y Lauren Bacall.

Es posible que Katherine Hepburn fuese mejor actriz, digo posible, y que Audrey Hepburn fuese mas elegante con zapatos de tacón bajo, pero el misterio que encerraban los ojos de Lauren Bacall y sus movimientos de felino al acecho fueron únicos en Hollywood. Hubiese sido magnífico verla en “La mujer pantera”.

Si sus primeras películas no bastasen para reconocerla como una gran actriz sus interpretaciones en las comedias “Como casarse con un millonario”, “La Pícara soltera” y “Mi desconfiada esposa” demostraron al mundo del cine que era una de las mas grandes.

En 1974 rodó junto con grupo de grandes intérpretes “Asesinato en el Orient Express”, para un fiel admirador de Agatha Christie fue una experiencia inolvidable verla convertida en Mrs. Hubbard. He visto muchas veces a Lauren Bacall en este “Asesinato…” y sus movimientos, sus ojos, su elegancia ante la cámara me fascinan del mismo modo que aquella primera vez que la vi en el cine Kotska afrontando, sí, sí, afrontando, a un mito del cine como Humphrey Bogart:

“«No tienes que actuar conmigo. No tienes que decir nada ni hacer nada. O tal vez, solo silbar. Sabes cómo silbar, ¿verdad Steve? Solo junta los labios y silba».

Steve tenía buen gusto, silbó tanto que nunca mas se separó de Marie. Sabia mucho el tal Steve.

Por citar algunas otras pelis de Lauren Bacall: “La tela de araña”, “Callejón sangriento” y una de mis preferidas: “Harper investigador privado”.

Supongo que desde el cielo Humphrey Bogart, entre partida y partida de ajedrez (*), siguió silbando hasta que ella no pudo resistirlo más.

(*) Fue un gran jugador de ajedrez y durante algún tiempo costeó sus juergas gracias al dinero que ganaba jugando en blitz en Times Square.

Tener_y_no_tener-920238747-large


Bogart3

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s